Servidor casero con GNU/Linux (I): Hardware

por | 27 marzo, 2017

Llevaba un tiempo dándole vueltas a la idea de tener un servidor casero para cubrir algunas necesidades. En su momento tuve un viejo equipo con un Pentium III haciendo estas funciones el cual me servía principalmente de gestor de descargas las 24hs (en tiempos donde el estándar de bajada eran 512kbps era la panacea poder descargar todo el día), tarea que hoy cubro con mi router. Pero lo cierto es que hoy mis necesidades son diferentes, y lo que busco principalmente es poder disponer de almacenamiento sincronizado sin depender de servicios de terceros como Dropbox, Google Drive o MEGA (el cual venía usando ocasionalmente), por lo que correré Nextcloud.

El principal beneficio de disponer de un servidor casero -para mi y al día de hoy- es tener mis datos alojados en la nube sin incurrir en gastos por contratar servicios y sacrificando mi privacidad entregando mis datos a terceros.

Empecemos por decir que el verdadero problema es que cuando quieres que tus datos personales sean solo tuyos no debes entregárselos a terceros. No importa lo mucho que te guste esa empresa, cuando quieres hacer algo bien lo mejor es hacerlo por ti mismo, y eso también vale para la nube.

El hardware para servidor casero

Lo primero era encontrar hardware adecuado, ya que no estamos hablando de instalar en casa un servidor propiamente dicho, que además de consumir demasiada energía cuesta dinero del cual no dispongo -y ofrece características extras e interesantes pero que no necesito-. Como prioridad está tener bajo consumo energético y ocupar poco espacio (mismas características que me ofrece el router y por lo que me decanté por usarlo como gestor de descargas), pero siempre teniendo un rendimiento mínimo que me permite correr servicios básicos para los 4 o 5 dispositivos que tengo en mi red: servidor de archivos, sincronización, servidor de descargas (a futuro quizá lo migro) y alguna aplicación web que quiera probar.

Primero pensé en comprar un servidor NAS, pero rápidamente lo descarté porque si bien son más fiables en cuanto a redundancia de datos (casi cualquier NAS permite tener discos en espejo de forma nativa) sus sistemas operativos son privativos y no permiten ser hackeados (¡en el buen sentido!), por lo que me resultarían dispositivos aburridos. Si buscás un servidor de archivos con algunas posibilidades extras (aplicaciones para descargas, VPN, etc.) te recomiendo mirar opciones en NAS.

Estuve mirando algunos mini-PCs y placas como Raspberry Pi o similares, siendo los primeros de un precio algo elevado para el presupuesto y utilidad que les daré inicialmente, y los segundos algo bajos en potencia -al menos los que encontraba en el mercado local-. Todavía no me había decidido cuando un amigo me obsequió una vieja netbook MSI U210 con el teclado dañado por una falla irreparable, y luego de una ampliación de memoria RAM ese fue el hardware escogido.

MSI U210

MSI U210, imagen por notebookreview.com

Características

  • Procesador: AMD Athlon Neo NV-40 a 1.6GHz
  • RAM: 2GB DDR2
  • Pantalla: LED WXGA 12.1″ (No la usaré más que para la instalación)
  • Disco: SATA 250GB 5400RPM
  • Tarjeta Wireless: 802.11a/b/g/n (No se usará)
  • Tarjeta LAN: 1Gb
  • Batería: Li-ion de 58WH algo desgastada pero con 1 hora de autonomía, se usará como SAI

 

Con este hardware bastante básico pienso tener compartición y sincronización de archivos, quizá realizar algunos respaldos puntuales desde la PC y un servidor DNLA para visualizar contenidos directamente desde otros dispositivos, para lo cual disponer de una tarjeta Gigabit (algo excelente en esta netbook y poco común en otras) y un router/switch compatible es esencial (al menos para manejar con fluidez contenido en alta definición).
La batería también resulta un extra interesante, ya que ante pequeños cortes de suministro eléctrico permitirá que no se apague el sistema, aunque próximamente verificaré si es compatible con Wake-On-LAN para poder encenderlo desde el router.

Próximamente les estaré contando sobre el sistema operativo elegido, instalación y configuración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *