PirateBox, una caja para compartir

por | 8 agosto, 2015
Imagen cortesía de ASCIIDAVID DARTS.

Imagen cortesía de ASCIIDAVID DARTS.

PirateBox es un entorno para comunicarse de forma anónima y local, transferir archivos, chatear, etc. O un dispositivo autocontenido que hace las funciones de router, servidor, y aplicaciones de chat, compartición de archivos y foro. Su construcción es posible con routers inalámbricos, teléfonos Android, portátiles y otros dispositivos como la Raspberry Pi.

El sistema está diseñado para proteger la privacidad y seguridad de los usuarios, por lo cual no está conectado a internet (se crea una red local en el PirateBox), no tiene procesos que registren datos del usuario y no se guarda información sobre el uso mas que los archivos almacenados en él. Ideal para compartir y comunicarse en un entorno local. En pocas palabras, un PirateBox es un dispositivo que ofrece una red inalámbrica a la cual conectarse, y desde allí poder intercambiar archivos y mensajes de forma local y anónima a través de un navegador web (y con un sitio adaptable -responsive- pensado para dispositivos móviles!).

O como lo definen sus creadores:

Es un dispositivo autocontenido de colaboración móvil y de intercambio de archivos al estilo P2P. Simplemente enciéndelo para transformar cualquier espacio en una red libre y abierta para el intercambio de archivos.

Construir mi propio PirateBox

Para construirlo se necesitan muy pocos recursos, se puede utilizar como PirateBox un teléfono o tableta Android, una Raspberry Pi, una notebook con Windows o GNU/Linux, o un router inalámbrico con OpenWRT, siendo este último método el más habitual. Los modelos de TP-Link MR3020 y MR3040 son los más habituales y se encuentran en el mercado por un precio de entre 25 y 40 dólares.

Mi PirateBox en un router portátil de 40USD

Mi PirateBox en un router portátil de 40USD

La documentación sobre cómo instalarlo en los distintos dispositivos la encuentran en el sitio oficial del proyecto, en la pestaña de HowTos, así como información sobre mods y personalizaciones varias.

En mi caso tengo uno montado sobre un TP-Link MR3040 con OpenWRT y un pendrive de 16GB de almacenamiento, el cual uso poco y tengo pensado en breve “revitalizar” y aprovechar para publicar artículos relacionados por aquí. También a futuro lo implementaré en mi tablet Android, ya que allí tengo 32GB de almacenamiento, una buena batería y la llevo siempre en mi mochila, resulta ideal para compartir contenidos cuando lo necesito.

 Qué podemos hacer con PirateBox

Primeramente, luego de instalado y encendido podremos conectarnos a la red WiFi PirateBox y utlizar las funciones de chat, foro (al estilo 4Chan) e intercambio de archivos a través de la interfaz web (al acceder a cualquier URL se redireccionará a la web interna de PirateBox). También estará activo el servidor DLNA para compartir archivos multimedia en la red (aquí un artículo en Xataka que lo explica bien), particularmente útil para centros multimedia y SmartTVs. Y podremos conectarnos por SSH al OpenWRT que hay detrás para administrar configuraciones avanzadas.

Interfaz web de Piratebox

Interfaz web de Piratebox

A partir de este punto podemos usarlo para compartir en libertad. Y por supuesto, personalizarlo. En el foro oficial podemos encontrar traducciones, mejoras, mods para cambiar el foro, agregar una wiki, integrar una radio por internet, etc. También podemos visitar la galería de fotos para inspirarnos en como personalizar el hardware de nuestro PirateBox. O ir más lejos e instalar un fork del proyecto: un proyecto derivado que modifique las funciones y el uso que le podemos dar, como pueden ser LibraryBox (repositorio de libros) o ClassroomBox (para utilizarlo en el aula); aquí hay una guía de proyectos derivados.
También mientras escribía este artículo encontré que OpenWRT ha incluído PirateBox como un paquete instalable, lo que facilita su instalación en routers que lo soporten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *