Linux Mint Debian Edition, mi experiencia

por | 21 Octubre, 2012

El día de hoy quiero contarles mi experiencia, algo breve, con Linux Mint Debian Edition, una distribución de GNU/Linux basada en Debian y Linux Mint ( difícil de adivinar 😉 ).

Hace ya algo más de una semana que estoy usando esta distribución en mi portátil HP 435 y me encuentro muy satisfecho con ella. Me dispuse a probarla gracias a que un compañero de trabajo me la recomendó, y también porque –lamentablemente– necesitaba emplear software privativo y no quería instalarlo sobre Trisquel. Luego de usarla un buen rato me convencí a dejarla instalada en mi equipo, y gracias a ésto ahora les contaré un poco acerca de esta distribución y mi experiencia con ella.

Instalación

Para la instalación debemos usar las imágenes ISO que se pueden grabar en DVD o memorias USB. En la sección de descargas encontraremos los enlaces para descargar los DVD para arquitecturas de 32bits y 64bits con los entornos de escritorio Xfce o Mate+Cinnamon. Yo he elegido la última opción.

LMDE con el escritorio Mate.

Luego de iniciado el DVD y cargado el escritorio, instalar LMDE es muy sencillo, inclusive algo más fácil que la instalación gráfica de Debian, por lo que a lo sumo podremos llegar a complicarnos un poquito con las particiones. Para más información en YouTube se encuentran varios videotutoriales en español sobre su instalación.

Primer contacto

Si instalamos usando el DVD que trae Cinnamon + Mate, al llegar a la ventana de entrada podremos elegir que sesión iniciar; en cambio si usamos el DVD que trae Xfce, solamente tendremos esa sesión.

En caso de haber usado Linux Mint anteriormente no se percibe diferencia alguna. Trae los mismos escritorios con las mismas configuraciones y el mismo software preinstalado, y por lo tanto como es habitual en Linux Mint, todo el hardware y software funcionará al primer intento sin necesidad de tocar el sistema. Si elegimos el idioma español durante la instalación, la mayoría del sistema se encontrará en ese idioma luego de instalado.

Personalmente lo primero que hice fue quitar casi todas las utilidades que trae Linux Mint, como son el gestor de actualizaciones de Mint, el centro de software, la pantalla de bienvenida, etc. que ocupan espacio y consumen recursos del sistema sin aportar nada realmente útil o necesario.

Como cualquier otra edición de Linux Mint, su apariencia resulta muy agradable a la vista e intuitiva al usuario final. Con las aplicaciones preinstaladas, las traducciones y el escritorio que trae podríamos decir que LMDE ya viene listo para ser usado (gran diferencia con respecto a Debian).

Distribución Rolling release

Como mencioné al comienzo, Linux Mint Debian Edition está basado en Debian en su rama testing, y esto no es casualidad. Al igual que la rama testing de Debian, en LMDE no existen lanzamientos como en otras distribuciones, sino que se trata de una distribución “rolling release” (se traduciría como “liberación contínua”).

¿Qué quiere decir? Que una vez instalado el sistema no necesitaremos actualizarlo o reinstalarlo a una versión más nueva cada cierto tiempo, sino que al instalar las actualizaciones de software cuando están disponibles estaremos actualizando el sistema a la última versión disponible. En resúmen, siempre tendremos el sistema actualizado con todo el software en sus versiones más recientes.

Al terminar de instalar el sistema tenía 1,4 GiB de actualizaciones por descargar debido a que el último DVD disponible es de abril de 2012, pero luego de la primera actualización no es habitual tener que descargar tal cantidad de paquetes.

Lo bueno

  • Es tan estable y segura como Debian (el sistema no se rompe fácilmente).
  • Siempre tendremos versiones actualizadas del software que tengamos instalado.
  • No hay necesidad de hacer actualizaciones mayores o reinstalar el sistema con nuevos lanzamientos.
  • Es muy amigable al usuario final.
  • Luego de instalada ya estará lista para funcionar.
  • Tiene una gran cantidad de software disponible para ser instalado.

Lo malo

  • Puede ocurrir que algún paquete no haya sido probado lo suficiente y ocasione errores, aunque es poco probable.
  • Las versiones más nuevas de un programa pueden significar cambios importantes en su funcionamiento.
  • Trae software privativo preinstalado y en los repositorios, éste tipo software afecta tu libertad como individuo.

Por mi parte no tengo mucho más que contarles, solamente me queda decir que es una buena distribución GNU/Linux, aunque una de las menos libres. Si por algún motivo necesitas usar software privativo y quieres una distro rolling release, vale la pena probarla.

Por último comparto una captura de mi escritorio. Es Cinnamon con el tema de escritorioFaience, el tema gtk Nightfall y los iconos Elementary, además de algunas otras personalizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *